Sobrestimación del diagnóstico del Tdah

Actualmente existe una gran abundancia de diagnósticos que hacen referencia al trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH).

En el DSM-5, Manual Diagnóstico de los Trastornos Mentales,  el TDAH se encuadra en otro apartado fuera de los trastornos de conducta perturbadora ( trastorno negativista desafiante y trastorno disocial) y crea un grupo centrado en el TDAH dentro de los trastornos del neurodesarrollo, donde se incluye tres trastornos:

1.- Trastorno por déficit de atención con hiperactividad.

2.- Otro trastorno por déficit de atención con hiperactividad especificado.

3.- Trastorno por déficit de atención con hiperactividad no especificado.

Cuando a una familia, se le dice que su niño puede tener problemas atencionales o de hiperactividad saltan todas las alarmas y se centran en la palabra HIPERACTIVIDAD y todo lo que conlleva esa etiqueta y constructo.

Es cierto que existen muchos falsos positivos, es decir diagnósticos erróneos y lo peor de todos niños medicados con medicamentos como el Metilfenidato entre otros.

La medicación en algunos casos es necesaria, pero siempre que se apoye en un tratamiento multimodal, es decir acompañado de terapia psicológica y estrategias psicopedagógicas que ayuden al niño y a la familia.

Actualmente se sobrestima el diagnóstico, dando lugar a que muchas familias lleven los niños al médico de cabecera porque creen que puede tener dicho diagnóstico.

Los diagnósticos deben hacerse de forma exhaustiva y nunca por un médico de cabecera, siempre se debe realizar una valoración neuropsicológica y psicopedagógica exhaustiva; además de que es muy importante valorar la situación familiar del niño o la niña; ya que puede que un simple síntoma que nos haga sospechar de TDAH no sea un síntoma de Tdah sino que realmente haya otro problema de base.

Existen bastantes casos donde un niño puede tener problemas atencionales y no posee TDAH, sino que hay otros problemas subyacentes y que el niño o la niña los refleja por medio de un déficit atencional, ejemplos: problemas familiares ( separación de padres,  crisis familiares, duelos en la propia familia, ..) problemas económicos,nuevo nacimiento en la familia, etc.

Las etiquetas son simples etiquetas que buscamos las personas para ponerle nombre a los problemas que creemos que existen, dichos nombres que les otorgamos no ayudan al cambio es un nombre que usamos los profesionales para saber que síntomas hay de base y que estrategias de intervención podemos utilizar adaptándolas al caso de cada niño y su familia.

Muchas familias tras ese nombre se acomodan y no intentan colaborar  en las dificultades del problema. Debemos entre todos apoyar a que no se sobrestime el diganóstico del Tdah.

Cuando muchos profesores oyen que tal alumno tiene Tdah, ese alumno/ a metafóricamente se alude como imposible y se obvia sus necesidades. Eso mismo ocurre en muchas familias y a muchos padres y madres. Debemos ser todos conscientes de esta situación y ayudar en todos los ámbitos del niño o la niña ( familia, escuela, ..). Sobretodo, es muy necesario que las familias se impliquen y no dejar todo el peso a la escuela.

Por ello, el mejor tratamiento es la combinación de terapia familiar junto a la individual, junto a la medicación sólo si fuese necesario.

Existen numerosos famosos como Steve Jobs, Jim Carrey, Michael Jordan, Will smith que reconocen tener TDAH. Mira este enlace: http://www.fundacioncadah.org/web/articulo/40-famosos-de-la-actualidad-que-reconocen-tener-tdah.html

No debemos caer en el error de que un simple diagnóstico nos paralice por miedo, o por considerar una situación conflictiva y desconocida como imposible.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s